Sueños (111): Mi padre regresa de entre los muertos

silueta de puerta a contraluz: regresar a la vida de entre los muertos
Me encuentro en un espacio un tanto singular. Se trata de una sala de alto techo y gran amplitud donde se realizan unas gestiones obligatorias un tanto indescifrables. En la larga pared del fondo hay unas enormes ventanillas con celosías metálicas (como cajas de ascensor transparentes) donde se solicita a unos funcionarios el acceso a unas duchas que hay en los pisos de arriba. En ese marco me encuentro con mi padre, vivo y coleando, lo que es un contrasentido porque mi padre murió hace unos meses. Mi padre tranquilamente me explica cómo regresó de entre los muertos. Resulta que al morir se encontraba en un lugar oscuro e incómodo, muy solitario. Él no quería estar allí bajo ningún concepto. A fuerza de negarse a estar ahí, a fuerza de negar en rotundo el hecho de haber muerto, a fuerza de desear con una fé ciega el salir de allí, volvió a la vida, sin más. Reapareció en cualquier páramo del lado de la vida, de noche, y desde ahí, durante algunas horas estuvo caminando hacia su casa. La sorpresa de Gloria, su mujer, después de seguir llorando aún su defunción al cabo de los meses, al oír el timbre y abrir la puerta de la calle a altas horas de la madrugada y verle redivivo, fue mayúscula, como cabe esperar.

Mi sorpresa al encontrármelo ahora también es grande, aunque no sé por qué no me extraña tanto su resurrección, ya que de alguna manera siempre me negué a aceptar su muerte. Ahora me alegro sobremanera de tenerle aquí y secretamente me decido a aprovechar esta segunda oportunidad para tenerle más presente en mi vida. Le pido que me acompañe el miércoles al médico (en el sueño la consulta se identificará con este espacio en el que estamos). El que tenga él que ir al taller entre otros quehaceres no es obstáculo para que, efectivamente, me de el sí y se disponga a acompañarme. Descubro que a su lado, de algún modo, me siento mucho más seguro.

Volviendo al espacio en que nos hallamos, hay una ventanilla, atendida por un operario vestido de gris, donde echan su solicitud los que van a morir. Hay que tener cuidado para no equivocarse. De hecho cuando te acercas a la hilera de estas ventanillas, el empleado de gris siempre va en tu busca a preguntarte si necesitas algo. Mi padre mismo tuvo que pasar por este trance, según me indica.

Ha llegado mi turno y en breve me darán un número de habitación o ducha. Que será en la segunda planta. La continuación del sueño la recuerdo de forma bastante confusa. Me ducharé en una habitación y quizá eso pertenezca a un críptico ritual. Algo después caminaré con mi padre por la calle, a lo mejor camino del médico. Me llevan allí una serie de molestias indefinidas que padezco de largo. Y poco más puedo rescatar de este mágico y ultramundano sueño.
....

Estás viendo el blog personal del escritor y diseñador José Martín Molina (Pepeworks). Puedes saber más sobre sus creaciones en sus sitios web:
► web de escritor: www.josemartinmolina.com
► web de diseño: www.pepeworks.com. Se agradece la visita!
0 Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...